Así Empezó el Conflicto

La historia no conocida del descubrimiento de los puestos ecuatorianos.

Gral. López Trigoso explicando las operaciones sobre una maqueta.

EN octubre del año pasado el general Vladimiro López Trigoso encargó a un oficial destacado en la base de El Milagro la misión de ubicar el hito 20 de noviembre, físicamente perdido desde hacía algunos años.

El teniente designado tomó unos días para estudiar las coordenadas de la Cordillera del Cóndor que lo aproximaran al hito extraviado. Con una patrulla de 30 hombres salió en busca del hito. Partió de Ciro Alegría, pasó por Jiménez Banda, cerca de Falso Paquisha. Su intención era bordear la "oreja" por la línea de frontera. Ya empezado noviembre, el teniente continuaba su expedición por la agreste selva peruana. De pronto, una tarde, se encontró con una patrulla de soldados ecuatorianos. Luego del intercambio de saludos, los ecuatorianos manifestaron a los peruanos que se habían extraviado y que estaban en territorio ecuatoriano.

El oficial peruano les pidió que lo llevaran con su par. Lo condujeron entonces al puesto infiltrado bautizado como Base Sur. El teniente ecuatoriano alojó a la tropa peruana y los reabasteció de alimentos para que pudieran continuar. El peruano sospechó, pero siguió hasta encontrar el hito 20 de noviembre.

A partir del hito, el teniente estableció las coordenadas y sus sospechas tomaron cuerpo. La base ecuatoriana estaba en territorio peruano. Se dirigió hacia El Milagro, y preparó dos informes. En uno ratificaba la ubicación física del hito y en el segundo informaba sobre una posible invasión ecuatoriana.

El general López Trigoso le ordenó que verificara la posición del puesto ecuatoriano y lo envió de regreso a Base Sur. El teniente partió con la misión de explicarle al militar ecuatoriano que estaba en territorio peruano. El ecuatoriano respondió que ellos no podían discutir sobre eso, que debía tratarse en una instancia superior.

Así, en diciembre, un oficial de mayor rango vendría de El Milagro y los ecuatorianos enviarían a otro del mismo rango desde Coangos para reunirse en Base Sur.

La reunión se llevó a cabo después del 20 de diciembre. Los peruanos llegaron en un helicóptero Mi8 de la Aviación del Ejército, piloteado por el capitán Luis García Rojas. La audacia del piloto le permitió aterrizar en Base Sur, a pesar que se trata de una quebrada estrecha.

En los días siguientes, el general López Trigoso se puso en contacto telefónico en tres oportunidades con el coronel Grijalba, jefe de la 21ra. Brigada de Selva del Ecuador. Y se reunió con él una vez personalmente. En esa ocasión firmaron un acta en la que se comprometía a dialogar para llegar a un acuerdo.

Antes de terminar el año el general López Trigoso, comandante de la V Di-visión de Selva viajó a Lima para informar a su comando sobre los sucesos. Las órdenes que recibió fueron las de desplazar cuatro patrullas de 30 hombres cada una frente a la posición de Base Sur.

El 8 de enero de este año, las cuatro patrullas se apostaron frente a Base Sur, próximos a Cueva de los Tayos y aún sin conocer la existencia de los puestos de La Montaña y Tihuinza. La primera patrulla estaba a cargo del teniente "Roosevelt", la segunda de "Rommel", la tercera de "Tormenta" y la cuarta se ubicó al sur, cerca del PV1.

El patrullaje comenzó ese mismo día. Diez hombres de cada patrulla peruana deberían dejar sus bases logísticas y recorrer la zona. Por esos días, helicópteros peruanos iniciaron vuelos de reconocimiento sobre territorio nacional. Los ecuatorianos consideraron que invadíamos su espacio aéreo y el 26 de enero respondieron enviando un helicóptero a rocketear a una de las cuatro patrullas establecida en quebrada Fashion, probablemente en el antiguo PV2 que había sido abandonado tiempo atrás.

Así empezó el conflicto. Por la noche soldados ecuatorianos tomaron prisioneros a dos efectivos peruanos integrantes de la patrulla de "Roosevelt". Aún están en su poder y los han exhibido en Quito. Se presume que fueron torturados y obligados a revelar la composición y ubicación de su unidad.

En la madrugada del 27, Ecuador atacó con morteros la patrulla de "Roosevelt", acabando con ellos. Iniciada la escalada, la patrulla de "Rommel" se internó en la selva. Hasta hace sólo una semana se les daba por desaparecidos, pero ellos en realidad realizaron acciones en la retaguardia enemiga.

.... Han sido los que obtuvieron muchos de los trofeos exhibidos, incluyendo los muñecos, uniformes y armas. Las otras dos patrullas retrocedieron hasta el PV1, después de sostener varias escaramuzas con patrullas ecuatorianas.

El 28 de enero tropas peruanas fueron desplazadas a la frontera norte y nororiental. El aeropuerto de El Valor se habilitó prestamente para recibir los Antonov que transportaron las primeras unidades de Chiclayo y Cajamarca que llegaban a reforzar la guarnición de Bagua Grande. El resto de la historia ya es conocido. Nuestras tropas fueron sorprendidas por la infraestructura, preparación y apertrechamiento de los invasores. El Servicio de Inteligencia no les había advertido. (C.V.)