El Ultimo Vuelo

Comandante FAP Víctor Maldonado derribado después de su quinta misión de bombardeo en el Cóndor.

Interceptado el 10 de febrero por una escuadrilla de aviones ecuatorianos que incursionaron en territorio peruano, el comandante Víctor Manuel Maldonado, herido, sobrevivió ocho días en la selva. El Sukhoi que piloteaba regresaba de una misión de bombardeo sobre la Cordillera del Cóndor. Maldonado, arequipeño, amante de la comida criolla, fue el número dos de la promocion "René García Castellanos". Era piloto de caza y su último puesto, antes de ir a la zona del conflicto, fue el de jefe de operaciones del Ala Aérea l, con sede en Piura. Deja esposa y tres hijos.

Instruyendo a los pilotos, el comandante Maldonado con un modelo a escala del Sukhoi 22.

"No estoy volando, estoy apoyando a los demás para que los trabajos salgan bien. Cuídense, pronto estaré con ustedes, un beso..." fueron las últimas palabras que dijo el comandante FAP, Víctor Manuel Maldonado Begazo a su esposa el 10 de febrero. El la había llamado para tranquilizarla, pero en realidad ese día partió para cumplir su quinta misión en la zona de enfrentamientos. El "Pato" Maldonado, como lo conocían sus compañeros, había sido jefe del escuadron elite 111 de los Sukhoi, con sede en Talara. Su nombre de guerra era "Rayo".

El se había entrenado en Rusia, desde donde trajo una de las naves en 1980. También recibió entrenamiento en la base norteamericana de Albrook, en Panamá y en la base aérea Nellys, en Nevada, Estados Unidos.
El "Pato" tuvo una experiencia difícil, cuando volando un A-37B, ante un desperfecto del avión, se eyectó antes que éste se estrellara.
La tarde del 10 de febrero también se vio obligado a saltar del Sukhoi, que fue alcanzado en territorio peruano por tres aviones Kfir, de fabricación israelí, de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, cuando Maldonado regresaba de una misión sobre la zona de Tihuinza. Misiles teledirigidos y fuego de ametralladora impactaron en su nave, derribándola.
Maldonado, aprovechado alumno en el curso de supervivencia, logró resistir durante ocho días en la selva. Pero había sido herido de bala, y a la hora de caer su paracaídas se enganchó en los árboles, quedando golpeado por el impacto.
Su cadáver fue encontrado diez días después de su caída, el 20 de febrero. Recibió el ascenso póstumo a coronel.
Maldonado fue sepultado en Piura. Así se lo había pedido a su esposa Antonia La Torre, con quien tuvo tres hijos: Lissete (12), Lorena (11) y Juan Manuel (7).

Con toda la parafernalia del Sukhoi, orgulloso Víctor Manuel Maldonado. (Der) Cuando era cadete en la escuela de oficiales de la FAP.
CARETAS 1354