Mala Leche

Empresas ganaderas fantasmas sirvieron para ordeñar dólares MUC, como demuestra informe del BCR.

EL abogado y entrañable amigo de Alfredo Zanatti, Javier Corrochano Patrón, ha logrado capear su responsabilidad en el proceso contra el fraude de los dólares MUC, a pesar de haber ejercido como gerente legal de Faucett hasta octubre de 1991. "No tengo ninguna responsabilidad", refirió Corrochano ante la jueza que investigaba la compra de repuestos de aviación. "El departamento de adquisiciones era manejado por Alfredo Zanatti y un abogado contratado especialmente para esos fines, que era Jaime Bedoya Garreta (ahora preso en Miami)".

Sin embargo, la memoria selectiva de Javier Corrochano olvidó mencionar que además de ser gerente legal de Faucett en el período todopoderoso de Zanatti, fue también director gerente de la ganadera "Sociedad Pecuaria Laura S.A", empresa constituida en Puerto Maldonado el 17 de diciembre de 1987 por un grupo de testaferros de Zanatti Tavolara. (Ver facsímil).
La Sociedad Pecuaria que dirigía Corrochano no es, empero, ajena al fraude del dólar MUC. Un informe confidencial del Banco Central de Reserva, presentado al directorio de la máxima entidad financiera el 19 de febrero de 1992 y dirigido al actual gerente general Javier de la Rocha, demuestra que una Comisión Interna detectó que Sociedad Pecuaria Laura, léase Javier Corrochano, quebró con la maña de Merlín todas las normas legales vigentes exigidas por el BCR para adjudicar el dólar MUC.
En la página 12 del informe elaborado por la Comisión Interna del BCR se detalla un hecho singular: la tarde del jueves 10 de enero de 1990, los directores decidieron que para frenar la avalancha de importadores de ganado vacuno, había que crear un nuevo requisito. Todos los empresarios ganaderos, como Javier Corrochano, debían congelar el 50% del valor de la compra por un tiempo posterior a la adquisición del ganado.
De esta manera el Banco evitaba que los dólares, como los chanchos, vuelen. Porque la mitad de la moneda extranjera se quedaba en el país por lo menos por un tiempo.
La disposición, según el acuerdo, debía entrar en vigencia el día de su publicación. Para el caso, el 11 de enero de 1990. Pero afortunadamente para el ganadero Corrochano, por única vez en su historia, el directorio del BCR se equivocó. El texto de la norma publicada rezaba que la disposición entraba en vigencia, al día siguiente de su publicación. Es decir, dejando un día entero para que se pudieran arreglar muchas cosas.

Esto es todo lo que queda del imperio ganadero que supuestamente construyó Alfredo Zanatti: menos de 200 vacas en Monte Real. Facsímil de constitución de fantasmal Pecuaria Laura, que obtuvo 887,519 dólares MUC.

Aprovechando las estratégicas 24 horas de ventaja que le dio "El Peruano" por error del BCR, la empresa de Zanatti que dirigía Javier Corrochano, Sociedad Pecuaria Laura S.A, logró comprar dólares MUC el 11 de enero, según el mismo informe confidencial, sin presentar las facturas autorizadas por el ministerio de Agricultura y el dictamen de no competencia que se les exigía a todos los importadores con fecha anterior a la compra.

¿Cómo logró Sociedad Pecuaria Laura que el BCR le vendiera estos dólares sin salvar los requisitos de ley? ¿Quién autorizó la venta de estos dólares "de manera irregular"? ¿Por qué el BCR no ha denunciado al funcionario que realizó, según sus propias investigaciones, el acto de concusión?
Y a todo ello, hay más. La importación no se realizó tras la obtención de los dólares MUC, como dictaba el ordenamiento legal, sino que, según el informe de la Comisión del BCR, las vaquillonas de Corrochano ya mugían en territorio peruano hacía varios días. Por si fuera poco, Sociedad Pecuaria Laura se acogió a un beneficio arancelario (DS 041-AG-89) que la misma Comisión Interna del BCR califica de irregular.

Zanatti con su abogado y socio J. Corrochano, quien dice ser íntimo amigo de Vladimiro Montesinos.

El hecho de que las vacas hayan llegado al Perú antes de haberlas pagado indica que Sociedad Pecuaria Laura gozaba de un crédito amplísimo de parte de su proveedor. Lo que sería una virtud si dicho proveedor no fuera la empresa Purchex INC.

La misma y versátil empresa que, según las investigaciones realizadas por la procuraduría del ministerio de Transportes y Comunicaciones, le vendía las turbinas a Faucett y Aeronaves del Perú. Y que según ha declarado Joe Lázaga, ante la Fiscalía de la Florida, le pertenece a Alfredo Zanatti Tavolara.
Así, Corrochano compraba vacas, donde Zanatti compraba turbinas. Siempre con dólares MUC. La empresa proveedora en Miami pertenece al mismo Zanatti.
La semana pasada CARETAS viajó a Puerto Maldonado, donde se creó la Sociedad Pecuaria Laura S.A. Nadie da razón de la SP Laura. En realidad, nadie supo nunca de la existencia de Laura, salvo el registrador público que la inscribió. Laura obtuvo la bicoca de US$ 887,519 MUC.
Lo mismo ocurre con otra ganadera, Santa Martha, cuyos socios son los mismos que los de Laura. Que a su vez, son también los afortunados propietarios de Santa Clara S.A. Esta última sí tiene un terreno, pastizales y casi 200 cabezas de cebú.
El encargado de Santa Clara -que ahora se llama Monte Real- Hernando Cabrera, dijo que esa propiedad fue adquirida por el señor Mario Mendoza a Alfredo Zanatti en 1991.
El presidente del Fondo Ganadero (FONGAN), Palmer Pastor Velásquez, corroboró esa versión. "Esa propiedad pertenecía a Zanatti", reveló, pero nunca fue inscrita en FONGAN ni fue registrada en el ministerio de Agricultura.
Luis Ishikawa Avila, ganadero, ex presidente de FONGAN y actual subprefecto, coincide con su colega. "No conozco de la existencia de las ganaderas Laura y Santa Martha", dice pero confirma que Santa Clara era propiedad de Alfredo Zanatti, aunque éste no aparece en las escrituras públicas.
El asunto de las empresas ganaderas fantasmas y de los testaferros de Alfredo Zanatti no es materia de ningún proceso en el Poder Judicial, a pesar de los múltiples indicios que existen. Es inexplicable que los acuciosos fiscales, que persiguen a antiguos procuradores y a los abogados de los acusados, no se ocupen de las vacas de Zanatti. (Carlos Chisán).

Ing. Palmer: "Zanatti formó empresas fantasmas".


CARETAS 1366