La Brecha Escolar

En marzo los padres se plantean las grandes dudas sobre qué educación darle a sus hijos y cómo financiarla. El mismo dilema del Estado y de la sociedad peruana.

Ocho millones de escolares y unos 250,000 docentes dan inicio en estos días a un nuevo año académico. Y los primeros en sentir los rigores del mismo son, como de costumbre, los padres de familia: matrícula, uniforme, útiles escolares, movilidad y otros gastos extraordinarios. De acuerdo al INIDEN las pensiones de los colegios particulares donde estudia cerca del 30% del alumnado de Lima, han experimentado este año un alza del orden del 16.1%. El fenómeno que los técnicos llaman "corrida en escalera", que consiste en que los padres de familia, ante las alzas, optan por la educación del nivel inmediato inferior al que anteriormente estaban sus hijos, se ha acentuado. La escuela pública es la primera -y última- de las alternativas, lo cual no es precisamente un consuelo.

Las disparidades del
gasto educativo
demuestran que hay
todavía un largo
trecho por recorrer para
lograr que la
escuela pública se
recupere de su postración.

Los desvelos de los padres de familia se producen tanto en la escuela pública como en la privada. Para ambas, el Ministerio propone libertad de gestión.

LA mañana del lunes 11 de marzo, Ana del Carmen, equipada de crayolas de colores y un grueso papel, reconstruye los hermosos días de verano que pasó. Sus 20 compañeros del aula "Robbins", 2do. grado del "Newton", se empeñan en esa misma tarea: coloridos recuerdos del último verano. La voz de la profesora resuena en el aula. Da precisas indicaciones en inglés.
Los padres de Ana del Carmen todavía guardan en sus retinas los días en que terminó el primer grado de primaria como la mejor alumna del salón de los "Hamsters". Saben que su hija culminará su secundaria con un dominio pleno del inglés, que podrá, incluso, ingresar al programa de "Bachillerato Internacional" con el que podrá ingresar a universidades inglesas o nacionales sin pasar por las horcas caudinas de los exámenes de ingreso.
Ese mismo día, en otro lugar de Lima, Pedro Enrique de 6 años, cruza contento el umbral del San Ignacio de Recalde, mientras en el auditorio esperaban payasos, bailarinas y animadoras la señal de inicio de la fiesta de bienvenida.
Pedro Enrique por estos días está llevando cursos de inglés en el Centro de idiomas del Colegio, siguiendo las pautas del llamado sistema "Discovery". Además, recibe clases intensivas de empresariado, bajo el programa "Junior Achievement International" que se aplica en 88 países, destinado a niños de 5 años en adelante para que asimilen conocimientos en economía y temas empresariales bajo la atenta supervisión de docentes extranjeros. El curso es opcional y cuesta US$ 25 adicionales por criatura.
En el Colegio Nacional Melitón Carvajal, los chicos dan ese 11 de marzo prueba de aplazados. No saben inglés, no han recibido cursos de economía desde el primer grado, no manejan computadora y son uno más dentro de grandes grupos de chiquillos (40 ó 50). El futuro de estos jóvenes es impreciso.
Las escenas del marzo escolar son muy diferentes en cada punto del país.
En los colegios particulares, desde los más altos hasta los medianos, los padres de familia se quejan de las alzas de la matrícula y las pensiones. Estas, según el INIDEN, el alza es del orden del 16.1% para este año. Hay escalas para todos los gustos y bolsillos, pero igual los padres saben que están haciendo sacrificios.
En los colegios públicos, los dramas familiares parecen menos onerosos, sin embargo, se teme por igual sobre las contribuciones, los uniformes, los útiles y las horas que la escuela les quitará a niños que colaboran en las tareas escolares o las faenas laborales.

ANGAS Y MANGAS

Una percepción común considera que la mejor educación en el Perú la brindan los colegios privados, particulares o "de paga".
La educación privada, sin embargo, es un complejo mosaico. La semana pasada, por ejemplo, el primer puesto en el examen de ingreso a la UNI lo ocupó Ramón Castro 17, que estudió en el Colegio público Nuestra Señora de la Merced", de Ate. De modo que no se debe generalizar.
Se concentra en Lima: del total de colegios privados 60% están en la capital. En algunos distritos representa casi la mitad de la matrícula, no obstante que la media nacional atribuye el 15% de la matrícula a la escuela privada.
Se ha intentado una clasificación provisoria de los colegios particulares.

  • Los primeros son los centros educativos laicos autofinanciados.
    En la cúspide de éstos están los llamados "colegios culturales". Son 16, cobran las más altas cuotas de ingreso, matrícula y pensiones, suelen tener contribuciones de países a cuyas colonias locales apoyan.
    Hugo Díaz, especialista del INIDEN, investigador y autor de varios estudios, los llama colegios "de elite". Ricardo Morales, director de la Inmaculada y presidente de Foro Educativo los identifica por la "excelencia académica": alto nivel de conocimientos, capacitación y desarrollo cognitivo, tecnología moderna para un aprendizaje óptimo.
    En los colegios privados culturales se estima un costo promedio mensual por alumno de 300 dólares (a cifras de 1992).
    En los otros colegios privados, los costos y calidades varían.
    El costo promedio (a cifras de 1992) por alumno era de 1,686 soles (795 dólares). La pensión mensual promedio era de 178 soles (80 dólares).
  • Les siguen los colegios católicos. Según Morales "tratan de mantener una educación abierta a un amplio sector medio, con costos asequibles". Dentro de estos colegios hay una gama que va de algunos caros a otros que, como los de Fe y Alegría, son gratuitos.
    Una ventaja de los colegios católicos es que poseen un ideario. En el estudio "La Educación Privada en Lima", editado por el Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación, de la Unesco, con sede en París, y realizado por un equipo que comandó Díaz, se indica que la calidad en los colegios católicos se debe a esta línea axiológica orientada a valores evangélicos y de compromiso serio con la educación. "Los planteles estatales carecen de este ideario, que es lo mismo que educar sin sentido", añade Díaz.
    El consorcio de colegios católicos agrupa a 784 centros educativos. El costo promedio por alumno es de 1,473 soles (695 dólares) y la pensión mensual promedio es del orden de los 170 soles.
  • Les siguen los centros educativos cooperativos, en los cuales los padres de familia actúan como promotores. El costo promedio por alumno es de 1,329 soles. La pensión mensual promedio es de 150 soles.
  • Colegios parroquiales. Costo promedio anual por alumno es de 636 soles y la pensión promedio mensual es de 60 soles.
  • Colegios Fe y Alegría. Costo promedio anual por alumno: 176 soles. No se cobra pensión mensual.

    CORRIDA EN ESCALERA

    Un fenómeno que se viene apreciando es lo que los técnicos han denominado "corrida en escalera" y que consiste en que los padres de familia, ante las alzas de las pensiones, optan por la educación del nivel inmediato inferior al que anteriormente estaban sus hijos. Esa corrida ha disminuido desde 1992 -fecha del ajustón- la matrícula privada y ha aumentado la matrícula de la escuela pública.
    En ese contexto, no se aprecia cuán atractivas pueden ser las nuevas normas para que proliferen los colegios privados. Según Hugo Díaz, Lima estaría ya saturada en términos de escuelas privadas. El margen de expansión estaría más bien en provincias. La educación inicial es una de las más atractivas para la educación privada, en la medida que el Estado tan sólo atiende al 18% de la población menor de 5 años.
    Este año los colegios privados han tenido que desarrollar amplias campañas publicitarias para evitar ver disminuir la matrícula. Este es el costo que debe haber favorecido las alzas de este año, según Hugo Díaz, además del hecho que el nuevo reglamento les permite elevar las pensiones motu proprio una sola vez al año. Al momento de fijar las de este año, han influido mucho las expectativas, que es el componente sicológico fundamental de la inflación.
    Aquellos colegios que no han hecho publicidad -especialmente aquellos que funcionan en casas y son manifiestamente precarios- están virtualmente al borde del cierre.

    ESCUELA PUBLICA

    Es muy difícil caracterizar la escuela pública en breves líneas. El gobierno está empeñado en mejorar la calidad educativa. Para ello requiere multiplicar la inversión en infraestructura, equipamiento, sueldos, capacitación de maestros, entre otros aspectos. Por eso un indicador como el actual costo anual promedio por alumno de la escuela pública resulta revelador. En primaria es del orden de los 419.92 soles (178.69 dólares americanos). En secundaria es del orden de 601.45 soles (255.94 dolares).
    Si se elevara el poder adquisitivo del docente al que éste tuvo en julio de 1990, el costo de las remuneraciones tendría que elevarse en 44% en valores reales, es decir pasar de un sueldo de 461.79 soles a 665 soles. En ese caso, el costo por alumno en primaria sería de 489.4 (208 dólares) y en el caso de secundaria se elevaría el costo promedio a 741.9 soles (315.7 dólares), según estimados del INIDEN.


    CARETAS 1406