¿Yo Me Estimo?
Con qué animal se identifican los peruanos. Estudio de Imasen sobre autoestima de los peruanos revela tendencias curiosas y algo preocupantes.

¿Quién no ha escuchado, o dicho alguna vez, que "los peruanos somos así", que "esto nadie lo cambia" o, peor aún, que "el problema del Perú es su gente"? Débiles y poderosos solemos maldecir o bendecir, según sea el caso, o el partido ganado, al país, o a nosotros mismos, y vamos constantemente del mal humor a la euforia, del orgullo de ser peruano a la migración sin rumbo feliz. Imasen S.A. realizó entre diciembre del año pasado y enero de este año, una serie de focus group que intentaron asomarse a esa suerte de viscoso y complejo inconsciente colectivo donde nadan estas percepciones. Los resultados son, en parte sorprendentes, en parte esperanzadores, pero en parte, también, alarmantes. La autoestima de los peruanos necesita ser puesta en observación, y no precisamente en un talk show.

Escribe
RAMIRO ESCOBAR LA CRUZ

TODO empezó luego de las elecciones de 1995, cuando, tras el triunfo de Alberto Fujimori, los muchachos de IMASEN exploraban por qué muchos electores eligieron más de lo mismo. Una constante aparecía en las respuestas y, más o menos, podía formularse así: las cosas, en el plano económico, no han ido muy bien, pero ya irán mejor, no hay otro camino, ni, en consecuencia, otro candidato.
Lo decían empleados, obreros, ambulantes, pequeños empresarios, estudiantes. Un taxista, el mismo día de los comicios, lo expresó de este modo: "yo sé que estoy mal, no me alcanza, pero no veo otra opción, ya mejorarán las cosas con el chino...". Otros entrevistados sostuvieron que seguía resultando mejor que nos gobernara alguien que no era, según su punto de vista, totalmente peruano.
Con las obvias limitaciones que estas respuestas sueltas originaban, lo que parecía emerger era una tendencia a creer que la solución siempre está afuera. Afuera del país, afuera del régimen democrático, afuera de uno mismo. La mirada hacia dentro era borrosa, sobre todo en un sector de la población que, en los últimos años, sólo había visto deterioro tras deterioro.

G. Peñaflor de Imasen en hipotético focus group, en donde hablan las imágenes y las palabras.

"Había, sin embargo, junto al sentimiento de frustración, una terca apuesta", dice Francisco Sagasti, directivo de Agenda Perú, una organización que efectuó, conjuntamente con IMASEN, una investigación más sistemática, destinada a explorar, entre peruanos de varios sectores, las visiones de la gobernabilidad, del cambio de gobierno, del pasado, del presente, del futuro.
A partir de diciembre del año pasado, se llevaron a cabo varios focus group (los llamaremos "grupos de enfoque", siguiendo la recomendación hispánica de Max Hernández, también miembro de Agenda Perú), en los cuales participaban, por lo general, 8 personas de los sectores denominados Bajo Inferior, Bajo Superior y Medio Típico. Una de las formas de auscultar los temas mencionados era preguntar a los participantes con qué animal se representaría al peruano promedio.
El animal más mencionado fue el perro, con argumentos que van desde lo noble (es fiel y trabajador, por ejemplo) hasta lo sumiso ("estamos siempre atrás de lo que nos dicen", "nos pegan pero ahí estamos"). "Hay perros buenos y perros malos", dijo uno de los participantes. El can, sin duda, inspira familiaridad, cercanía, pero a la vez evoca la sensación de una vida que no es precisamente de reyes.

Max Hernández: es difícil caracterizar al peruano de una sola manera.

Max Hernández atisba, detrás de estas respuestas, también la dualidad. "El perro -recuerda- como otros animales, o como los mismos hombres, tiene su lado oscuro y su lado luminoso". Es bueno, siempre nos acompaña, pero también es percibido como conformista, como un ser que sólo recibe órdenes. Que puede salvar vidas o que puede irse con el rabo entre las piernas...
Para los inconformes, sin embargo, existe el gato. "Porque sacamos las uñas", "porque somos rencorosos". Entre salvaje y doméstico, el gato "aguantará un poquito", o sea, no todo. Más que el perro, será quien no aguante pulgas, quien se irá si es maltratado. Fuera de sus siete vidas, no osbtante, el gato esconde otras tendencias menos heroicas.
Algunas de las asociaciones con el gato iban por el lado de percibirlo como ocioso (¿tendría razón monseñor Cipriani?) , porque duerme todo el día y porque si no le dan de comer se va. Una especie de felina admiración por este animal flota en la mente de algunas personas, aunque no fuera el preferido.
Un animal que sí es identificado con frecuencia, en los grupos de enfoque, como el que representa a los peruanos es el mono. La primera asociación que surge al mencionarlo es la obvia: los peruanos somos, en efecto, "monos", todo lo imitamos, a veces remedamos lo que vemos sin mediar demasiados criterios.

Francisco Sagasti: hay un sentimiento de frustracion, pero a la vez una terca apuesta.

A esta mirada poco indulgente se suma otra más bien vista como alentadora. "Es un animal que tiene mucha inteligencia -dice un entrevistado- sólo le falta hablar". Por lo tanto, siempre según esta versión, a los peruanos sólo nos falta decir "quiero esto" o "no quiero esto". Nos falta ser menos monos y más humanos.
Quizá gracias a Wilfrido Vargas, tenemos otro punto de vista sobre nuestra identificación con este primate.
"Con la plata baila el mono", recuerda, un participante. La coima, esa desgraciada institución nacional, es percibida como una forma simiesca de actuación, como algo, digamos, hasta zoológicamente criticable.
Algo próximas a estas apreciaciones están las respuestas que identifican al peruano como "un carnerito", porque seguimos las cosas sin preguntar. Y hay quien mencionó a la vergonzosa gallina, como el animal que nos representa, pero en ambos casos se trató de una opinión minoritaria.
En otra batería de respuestas, aparecieron más bien animales de carga. "Uno tiene que estar ahí aguantando", dice un participante al sostener que el burro es el animal con el cual identificaría a los peruanos. La falta de protesta, el temor, la renuncia al reclamo son algunas de las razones por las cuales se afirma que "somos burros".
Una imagen sin duda desalentadora que parece rondar peligrosamente a algunas personas. A ella se opone la imagen de un caballo, brioso, vital, listo para correr y resistir. Aunque sin preparación, sin oportunidades de trabajo o estudio. Que avanza por su propio esfuerzo, a punta de coraje, sin que lo tengan que patear.

¿Qué Piensa del Perú?
1.-Esperanzado
retrato del
Perú actual.
Brazos
solidarios
para la
pobreza
y una pacífica
y gran paloma.

2.-Interrogantes
entre quedarse
e irse. Nótese
el tamaño
de los personajes.

3.-Pulposa
visión de
un peruano de
clase media
sobre el
futuro que
nos espera
y sobre
cómo
nos vemos.

4.-Complejo fresco
de nuestra
situación
pintado por
una mujer.
El mapa
de arriba parece
concentrar todos
los mensajes.

Otras imágenes no muy alentadoras también surgen, relacionadas sobre todo con la pobreza extrema, con la miseria inhumana. Hay quienes se suponen cucarachas o chanchos, porque "no comemos bien, paramos en lo peor, en medio de la porquería". U hormigas "porque trabajan duro día y noche y no hay nada"..
En el mismo grupo se identificó a los gobernantes como "víboras" porque "escupen veneno y se comen hasta los huesos". Una exageración tal vez, pero que revela un hondo y preocupante resentimiento.
También se les pidió a los participantes que hicieran un dibujo, para representar cómo quisieran que fuera el Perú. Algunas de estas imágenes están en estas páginas y hablan por sí solas, aun cuando en general transmiten una desesperanza mezclada con una terca apuesta, como apuntaba Sagasti.
El día que este reportaje se terminó de hacer, en una parada de semáforos, un muchacho quiso vendernos un libro. Corrió como un corcel, se desplazó entre los carros como un gato y habló como un loro. Al fin, nos vendió el libro "Aumente su autoestima" y vimos en él la mirada del humano, que lucha por sobrevivir con una dignidad que nunca conocerán las hormigas.


Bichos y Mascotas
Nuestra imagen vista bajo la lupa del reino animal.

Una "Guía de Pautas" usada por IMASEN para el trabajo con grupos de enfoque (focus group) plantea, con el fin de explorar el tema "El Perú y su futuro", la siguiente pregunta: ¿con qué animal representarían a los peruanos? o ¿qué idea tienen de cómo es un peruano promedio? Las respuestas incluyen a animales domésticos de casa como el perro y el gato; a mamíferos como el mono, el burro, la vicuña o el toro, a aves como el loro, y a insectos como la hormiga o la cucaracha. Las razones son diversas, pero algunas de las características que son mencionadas son la fidelidad, la nobleza, la astucia, el ser nacional (en el caso de la vicuña), la ociosidad, la inteligencia, el conformismo, la imitación, la sumisión, el sufrimiento. Cada quien tiene sus preferencias, pero resulta revelador que, por ejemplo, no haya aparecido el cóndor, uno de nuestros símbolos nacionales y sinónimo de grandeza y libertad.


© 1995 - 1999 Empresa Editora Caretas S.A.