Edición Nº 1618

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    11 de Mayo de 2000


    En los garabatos y en la vida real, Micaela y Mariana siempre juntas.

    Todo Sobre
    Mi Madre
    Los cumplidos, los recuerdos y el objeto de su amor. En el día de la madre, este 14 de mayo, galería de madres que, en diversos campos, siguen marcando el paso.

    Micaela Del Solar
    Mamá modelo.
    ¿Qué te provoca hacer?, pregunta la modelo Micaela del Solar, de 26 años, a su hija Marina, de 5 años. Allí empieza la diversión. Un día es la playa: la mamá corre morey boogie; la hija es especialista en cabecitas, panzazos y bombitas. De grande quiere ser profesora de natación. Otro día es la cocina: ¡A preparar ravioles se ha dicho!, los que luego son degustados sobre la cama, frente a una película de video, por ejemplo, la última de Winnie the Puh. Y otro, la manufactura de velas, negocio en el que son "socias": Micaela las hace, Marina se encarga de venderlas entre sus familiares. Así empiezan las grandes riquezas. Pero, por mientras, Marina ya le adelantó a Micaela su regalo por el día de la madre. Y mamá -no podía ser de otra forma- está chocha: es un dibujo en el que estamos las dos, agarradas de las manos, dando vueltas, y rodeadas de una lluvia de corazocintos rojos. ¿No es linda?

     

    Radical Morella Petrozzi se engríe con mamá Ducelia Woll y participa en tierna coreografía.

    Ducelia Woll
    Mamá en la danza (hija también).
    EN el mundo de nuestra danza no hay relación tan apasionada y cómplice como la de ambas bailarinas. Yo la he llevado de la manito a sus primeras clases de ballet, recuerda Ducelia. Morella Petrozzi ha sacado el genio de su madre y maestra: a los 14 años decidió que la danza clásica no iba con ella, que ya estaba bien de tutús y saltitos cortesanos. Se fue a estudiar danza contemporánea a Nueva York y Ducelia se quedó en Lima esperándola, preparando el nido -o mejor dicho, el taller- para su vuelta. Fundó la escuela Danza Viva para que su hija encontrara un buen lugar para enseñar su profesión. Cada una tiene un lenguaje muy distinto: Ducelia busca el impacto visual a golpes de sentimiento y pasión; Morella prefiere coreografías más perturbadoras, frías y conceptuales. Hoy puede vérselas juntas, respetando sus espacios, escogiendo libremente si entran o no al baile de la otra. Preguntamos si siempre la relación entre ellas resultó tan armónica. ¡Por supuesto que no!, exclaman ellas. ¡Qué aburrido sería!

     

    Anel y su hijo Andrés. Las circunstancias han hecho que el niño aprenda los lemas de la oposición: "Chino dictador"; por ejemplo.

    Anel Townsend
    Mamá demócrata.
    ANDRES Bonilla Townsend tiene tres años y cinco meses. Su mamá -la combativa congresista Anel Townsend- le ha enseñado muchas canciones pero, hay una tonadita que el pequeño repite con insistencia y que al parecer la ha aprendido en pleno fragor de la campaña: "Y va a caer y va a caer, la dictadura va a caer". Ocurre que Anel siempre se ha dado tiempo, desde que su niño nació, para compartir con él las mayores horas posibles y en los meses de lactancia -si le era difícil dejar su oficina- al bebé le llegaba el biberón de leche en un sobre manila. El Congreso -a ella sí- le roba mucho tiempo, sin embargo, para cualquier actividad que tenga que hacer fuera de él, como viajes a provincias, visitas a los Conos, marchas de protesta, etc., cuenta con la compañía de su hijo Andrés.
    "Cuando estaba embarazada -dice Anel- se vivían tiempos tan difíciles como los de ahora. Discutíamos, entre otros, el tema de la interpretación auténtica o sea que su formación democrática comenzó intrauterinamente". Anel tiene, por su puesto, el apoyo de su esposo "que se ocupa de Andrés cuando hay sesiones que se prolongan hasta muy tarde" y el de su madre, la viuda del líder aprista Andrés Townsend, quien se encarga de transmitir al niño, las historias del Apra y del abuelo.

    Fiorella y Mikella.

    Fiorella Rodríguez
    Mamá en pantalla.
    "Saquen a mi mami del televisor", gritó Mikella la primera vez que vio a su mamá encerrada en una pantalla. Ahora es su más ferviente animadora.
    Fiorella Rodríguez, la joven animadora de "Para Todos" en Canal 11, inició su carrera televisiva y artística por casualidad. Estudiaba sicología y trabajaba en el restaurante Costa Verde cuando, alguien con muy buen ojo, la descubrió y contrató para que participara en "Punto de Quiebre".
    Actualmente, alegra las mañanas en "Para Todos". Fiorella se casó muy joven -está separada- y lo más importante que le ha podido suceder es su pequeña hija Mikella. "Es difícil -dice- criar a una niña en estas circunstancias, pero yo hago todo lo posible para estar siempre junto a ella. Tengo mucho trabajo, es cierto, pero durante el día regreso a mi casa por lo menos cinco veces sólo para verla. Y los fines de semana jamás nos separamos. Mikella me ha hecho crecer y madurar".

     


     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal