Edición Nº 1802


 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales
Caretas TV

Columnas
Lugar Común

China Te Cuenta...
Artes y Ensartes
Mal Menor
¿Crear o Quitar?
Artículos
El corto Boom de Beatriz
Desde el Jardín
de su Infancia
Amigas en el Espejo Fujimori Abona
Impuesto a las
Transacciones Financieras
Libre ¿de Polvo y Paja?
Serena Lorena
Ampay DEA

La Niña del Karisma Veteranos del Verano
El Cau Cau de Eros

Navidad Original
Adios a un Pastor
Más Toreros Que Toros
Modas

El Misterio de
la Poesía
Chaco de Gringos
Informe "Logística"
Informe Final de la
Comisión de la Verdad

 

 

 

 

 

 

ARTICULO

11 de diciembre de 2003

ITF
Impuesto a las Transacciones Financieras

¿Un impuesto al té? No necesariamente.

il

Las colocaciones en el sistema bancario crecen 20% al año desde 1997.

n
i

Escribe MARCO ZILERI

HASTA Papa Noel parece pitear por la promulgación del Decreto Legislativo 939 publicado en El Peruano el viernes 5 último. Resulta que el dispositivo de marras (Medidas para la Lucha Frontal contra la Evasión y la Informalidad) ordena la bancarización forzosa y establece, simultáneamente, un gravamen de 0,15 % sobre todo monto ejecutado, salvo honrosas excepciones: el ya famoso Impuesto a las Transacciones Financieras o ITF.

La reacción no se hizo esperar. La Asociación de Bancos (Asbanc) advirtió que estudiará vías legales para detener la norma. Unidad Nacional y el APRA apuntaron a una reducción de la tasa. Javier Diez Canseco y la Confiep coincidieron finalmente en la misma trinchera, exigiendo su inmediata derogatoria, mientras Alfonso Velasquez de ADEX quemó sus últimas naves de integrar el gabinete arremetiendo contra el mismo.

En suma, fusilería a discreción y de grueso calibre.


En ese plan, el ministro de Economía y Finanzas, Jaime Quijandría, declaró el lunes 8 "estar dispuesto a renunciar a su cargo" si el tributo no da en el clavo. En vista que las medidas entrarán en vigencia recién el 1 de febrero del 2004, se estima que don Jaime tiene previsto sobrevivir a la presente crisis ministerial.

Sin embargo, en el Congreso hay quienes no pretenden esperar tanto, aunque tienen sólo hasta el lunes 15 -fecha en que finaliza la presente legislatura- para ejercitar su veto. Lo más probable es que el debate se postergue para el inicio de la segunda legislatura ordinaria, en enero. Se sabe que el Ejecutivo ya tiene bajo el brazo un plan de inversiones que sería financiado con lo que proyecta que recaudará el ITF. Un poco de oro, incienso y mirra para apaciguar a los leones.

El MEF y la SUNAT calculan recaudar entre S/. 1,200 millones y S/. 1,500 millones con el ITF (cerca de 1,5 % del PBI) o cerca del doble de lo que recaudará por el incremento en 1 % al IGV en vigencia desde agosto último. Si no fuera porque tantos regalos han de salir de la chequera de alguien, las pretensiones fiscales son legítimas.

En la SUNAT cunde el optimismo. Basan sus altas expectativas en algunos datos relevantes. El primero es que a pesar de la pobrísima bancarización -la suma de depósitos en el sistema respecto al PBI-, apenas 25 %, la rotación de dinero es 15 a 16 veces el PBI. Es decir que anualmente se mueve la bicoca de US$ 4 billones. En otras economías esa ecuación es sólo 6 a 7 veces. El segundo dato interesante es que las operaciones bancarias en el sistema crecen a ritmo trepidante desde 1997: a razón de 20 % anual.

n

n

Quijandría: "Veamos si los analistas, dentro de 3 meses, cuando no pase nada, guardan silencio por un tiempo". Der.: Nahil Hirsh de la SUNAT: no se viola el secreto bancario.

Primera conclusión: Esto no guarda relación con el incremento del PBI ni la recaudación. Segunda conclusión: La alta rotación responde en parte a la dolarización de la economía: ingresos en soles que son convertidos en dólares. Tercera conclusión: Los agentes económicos utilizan el sistema financiero como medio de compra y venta pero no para depositar dinero.

Ahora bien, el gobierno ha sido explícito en señalar que el ITF y la bancarización forzada son medidas para recaudar más y obtener información clave del movimiento financiero que permita ajustar las clavijas a tanto sabandija.

Según el Banco Mundial, el 60 % de la economía peruana es informal. Como resultado, la presión tributaria es de apenas 12,9 % este año y muy por debajo de estándares internacionales de recaudación tributaria. Con las medidas últimas, la SUNAT confía en que a fines del 2004 la presión tributaria haya subido otro puntito.

Hay un mar de ejemplos de elusión o abierta evasión tributaria. Por ejemplo, los armadores pesqueros apenas pagaban en promedio S/. 5 millones en IGV al año, pero la devolución del IGV (draw-back) al sector exportador de harina de pescado ascendía a S/. 120 millones anuales. Desde que entró en vigencia en julio del 2002 el sistema de detracciones a la venta de pescado, la recaudación del IGV escaló a cerca de S/. 120 millones. Algo más que anchoveta se pudría en muchas de esas bodegas.

Otro caso flagrante de evasión que ocurre ante nuestras propias narices es el arroz. Hasta que se le clavó el sistema de detracciones a los molineros, la recaudación era virtualmente nula. Cosa curiosa, puesto que un trailer con arroz está valorizado entre S/. 35,000 y S/. 50,000 según la calidad del grano. "Ese dinero no se llevaba en mochila", razonan en la SUNAT. "Va al banco". Nada como el arroz bien blanqueado. Ahora con las detracciones, la SUNAT ha recaudado en los últimos meses nada menos que S/.70 millones en aquel rubro.

Así las cosas, la recaudación tributaria el 2003 superará en S/. 950 millones los S/. 26,421 millones fijados como meta con el FMI. Según la SUNAT, S/. 600 millones son el resultado neto de la exitosa aplicación del sistema de detracciones, retracciones y percepciones en rubros específicos de la economía.

En suma, con el ITF y la bancarización forzada se busca pescar a los agentes económicos y personas naturales que tan alegremente se mueven en el sistema financiero, pero cuando la SUNAT descubre un Jaguar parqueado en su garaje, afirman que fue un regalo de Papá Noel. La información agregada de depósitos y retiros bancarios -mas no las cuentas específicas-, permitirá a la SUNAT cruzar con las declaraciones de ingresos y compras de los constribuyentes.

La tasa de 0,15 % del ITF aprobada por el Consejo de Ministros el miércoles 3 es la más baja en la región. Medidas similares han sido aplicadas en Argentina, Colombia, Venezuela y Brasil en el segundo lustro de la década de los 90's con resultados mixtos. Una variante carioca del ITF está en vigencia en Brasil desde 1997, pero en marzo del 2003 Lula no sólo lo fijó como un impuesto permanente, sino que lo subió hasta 0,38. El resultado: un incremento de 100 % en el Impuesto a la Renta y un crecimiento en la recaudación superior a 200 % en ciertos Estados. Colombia aplicó el ITF en 1999 con una tasa, una vez más, superior a la peruana: 0,2 %. Pero se pegó un susto de órdago hacia el año 2001, cuando la bancarización del sistema se fue en picada. El caso colombiano es usado por los críticos para denunciar la inminente desbancarización del ya escuálido sistema financiero nacional. Respuesta de la SUNAT:

Colombia no exoneró el movimiento interbancario. En cambio, DL 939 exonera todo movimiento de capital: en la Bolsa de Valores, Bolsa de Productos, AFPs y Fondos Mutuos.

De hecho, el nivel de depósitos el presente año caerá un 3 %, pero no es debido a la incertidumbre generada por la inminente entrada en vigencia del ITF, según la SUNAT. Desde setiembre del 2002 se detectó una transferencia de ahorros de los bancos a otros mecanismos financieros como Fondos Mutuos y la Bolsa de Valores. La rentabilidad mayor en la BVL es de 40 %, mientras que la tasa de interés pasiva en dólares es 2 %. Un simple cambio de portafolios, explican.

En realidad, de acuerdo a la SUNAT, cerca del 80 % de las operaciones bancarias nacionales son por montos menores a S/. 700 al mes, a quienes el ITF pellizcará S/. 10 mensualmente. El 85 % de la facturación se concentra en el 20 % restante. No sólo la recaudación, pues, está concentrada en los Prico´s (Principales Contribuyentes), sino también la capacidad de compra. En ese sentido, la SUNAT afirma que el impuesto es "progresivo" pues gravará más a los que más tienen.

Acabar con la informalidad no sólo tiene fines recaudatorios. Sólo la devolución del IGV a los exportadores al año es de S/. 3,400 a S/. 3,700 millones, casi el equivalente a la amortización de la deuda externa al año. ¿Pero, vamos, cuántos pagan IGV realmente?


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Artes y Ensartes | Mal Menor |

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal