miércoles 23 de julio de 2014
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2238

28/Jun/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre BicentenarioVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Teatro
Sólo para usuarios suscritos Cine
Sólo para usuarios suscritos Publicaciones
Sólo para usuarios suscritos Literatura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre UniversidadesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2343
Otras Ediciones Anteriores
 
 

 

Inicio > Revista

Literatura Fernando Ampuero reúne cuentos, poemas y prosas en "Antología Personal". Aquí, una entrevista a Borges aparecida en CARETAS, 1981.

Ampuero, Revisión Personal

2 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2238-borges-1-c
Borges tiene ochenta y dos años y hace casi veintiséis que está ciego. La ceguera, en su caso, no ha sido una sorpresa trágica: sobrevino gradualmente, como si toda su vida hubiera sido un largo crepúsculo. A diferencia de Homero y Milton, entre otros ciegos ilustres, ignora las tinieblas: habita más bien una especie de neblina, un incesante juego de sombras acuáticas y lechosas, donde se hallan confundidas las formas del mundo y se han desteñido los colores, salvo uno, el amarillo. Muchos visitantes, al tanto de ello, se acercan a él luciendo una prenda o bien íntegramente vestidos de ese color. Yo no fui la excepción. Una camisa amarillo pálido, lo único que encontré a mano, constituyó la modesta brújula que le ofrecí.

Perdida la visión, el escritor extravió al cabo una de las obsesiones que recorren su obra: el miedo a los espejos. «Ahora no hay nadie en los espejos o, si se quiere, el Borges que aparece en ellos está solo», me diría. En el hall del edificio donde reside por más de veinte años, a media cuadra de la bulliciosa calle Florida, un espejo mural tal vez le recuerda eso de vez en cuando.


 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista