martes 21 de octubre de 2014
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1893

29/Set/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Mar de FondoVER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2356
Otras Ediciones Anteriores
 
 

 

Inicio > Revista

Seguridad Oscar Ramírez Durand busca acogerse a la colaboración, hundiendo con sus declaraciones a Abimael Guzmán. Vídeo inédito revela sus primeras negociaciones con el Doc.

‘Feliciano’ Bajo Presión

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1893-feliciano-1-c.jpg
Oscar Ramírez Durand, ‘Feliciano’, ingresó con la frente en alto a sala de audiencias de la Base Naval del Callao, la mañana del último lunes 26. Saludó a sus ex camaradas de Sendero Luminoso, le dedicó una sonrisa a Laura Zambrano Padilla y pasó por delante de Abimael Guzmán sin mirarlo siquiera.

Esta vez, no hubo gritos ni puños en alto durante el megajuicio a la cúpula senderista. La Sala Nacional Penal, presidida por el vocal Pablo Talavera, prohibió el ingreso de cámaras y grabadoras. Y decidió que ‘Feliciano’ debía estar lejos de Guzmán.

Ramírez Durand, ex Nº 3 y miembro clave del buró político de Sendero Luminoso, es hoy el principal acusador y enemigo del cabecilla terrorista.

La estrategia de ‘Feliciano’ es colaborar con la justicia para aminorar su pena y, por eso, ha brindado cuanta declaración se le ha pedido ante las autoridades y la prensa.

Uno de sus primeros testimonios fue registrado por CARETAS 1767 en el 2003. ‘Feliciano’ respondió un cuestionario enviado por esta revista a la Base Naval y calificó de “sicópata” y asesino a Guzmán. “Siempre fue un cobarde y un traidor”, escribió.

El domingo último, El Comercio publicó una nueva entrevista a ‘Feliciano’. El terrorista aseguró que Vladimiro Montesinos, cuando fue recluido en la Base Naval en el 2001, “asesoró” a Guzmán para presentar recursos ante el Tribunal Constitucional (TC) y anular juicios por terrorismo. Algunos discrepan con esta versión: Montesinos fue recluido en la Base Naval en junio del 2001 y la “estrategia legal” de SL habría empezado dos meses antes. En 1992, el Doc ya había engatusado a Guzmán para luego comerse el jamón de su rendición (CARETAS 1720). Pero pocos sabían que ‘Feliciano’ también cantó ante el propio ‘Vladi’.

CARETAS presenta imágenes y transcripciones de cinco videos no difundidos hasta hoy (1635, 1636, 1637, 1638 y 1639), grabados la mañana del 15 de julio de 1999, 24 horas después de la captura de ‘Feliciano’, en el poblado de Cochas, Huancayo.

El vídeo 1635 registra una conversación inédita entre ‘Feliciano’ y el Doc en el avión FAP que traía al senderista de Huancayo hacia Lima, aquella mañana de invierno.

Inicialmente, ‘Feliciano’ no reconoce a Montesinos y se sorprende al verlo. “¿Con quién tengo el gusto?”, le inquirió achinando los ojos. Cachaciento, el Doc soltó en primera: “No, no. Tranquilo nomás, es el sobrino de tu papá”.

‘Feliciano’ queda perplejo: “¿El señor Montesinos Torres?”, atina a preguntar Éste sonrió. “Sí”, dice y ordena a sus subalternos: “¡Pónganlo guapo!”.

Ya en Lima, el terrorista fue trasladado al Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) y ahí pudo conversar ampliamente con el ex asesor. Montesinos le pregunta por su cojera y exige que le sirvan arroz con pollo. Entonces, ‘Feliciano’ habló.

Lazos de Familia

En sus interrogatorios ante la Sala Nacional Penal, que lleva adelante el megajuicio contra la cúpula senderista, ‘Feliciano’ declaró que Montesinos quiso utilizar la línea de parentesco entre ambos para captarlo. Y lo logró. De hecho, ambos son primos. Las abuelas de ‘Feliciano’ y el ex asesor –Alicia Martínez García y María Montesinos Martínez, respectivamente– fueron primas hermanas. Igualmente, los bisabuelos de ambos fueron hermanos de padre y madre. El propio Montesinos corroboró estos vínculos de sangre con el terrorista (vídeo 1637).

Montesinos: (…) Tenemos una cosa en común: somos paisanos. Tu papá es pariente mío, por lo Martínez. ¿Conociste a tu tía, la hermana de tu papá?

Feliciano: Sí. ¿Usted la conoció?

M: Claro, ¿te acuerdas?

F: Sí, era una buena persona mi tía.

M: Te digo que converso con tu papá y es mi pariente.

F: ¿Interesante, no?

M: Es un pariente por los Martínez. Tu abuelita se llama Rosa Martínez y tu abuelo se llama Óscar Ramírez Pérez.

F: Así es.

M: Los conocí a los dos.

F: No sabía que usted tenía parentesco con mi abuela.

“Es un Mentiroso”

‘Feliciano’ está en el comedor del SIN. Recién bañado y con ropas también limpias.

M: Y a Abimael, ¿hace cuánto que no lo ves?

F: Desde marzo del ’92.

M: Está caliente porque tú no hiciste eco al acuerdo de sacarlo de Lima y llevarlo al interior del país (meses antes de que fuera detenido por el GEIN, en Surquillo).

F: Negativo. Yo fui quien propuso sacarlo.

M: ¿Sí? Eso me ha dicho a mí. Te lo va a encarar a ti ahora: de que te negaste a sacarlo y por tu responsabilidad, ¿ah?

F: Negativo.

M: Entonces es un mentiroso.

F: ¡Claro que sí! Está mintiendo (…)

M: Ah, bueno. Yo te estoy adelantando lo que él me ha dicho a mí, ¿no? Y por tu responsabilidad el cayó ¿Tú le dijiste que salga?

F: Sí. ‘Artemio’ es testigo.

El Doc siguió probando a ‘Feliciano’. Por momentos conseguía jalarle la lengua.

M: He dialogado con toda la dirección central (de Sendero) y nos hemos entendido perfectamente. Y hemos hecho conversaciones y tú no nos has creído. Eso es lo que me preocupó, que por qué eres incrédulo (…).

F: ¿A usted no le parece que hay cosas de su organización que se discuten en reserva?

M: Mira. Abimael conmigo ha conversado miles de horas y de manera alturada.

F: Está muy bien.

M: (…) Tú vas a ver cuando me veas con él, cómo es el nivel de diálogo que tengo yo. Me ha contado una serie de anécdotas de su vida, muy interesantes, muy significativas. Estamos escribiendo la historia de ustedes: “La guerra popular en el Perú”.

F: En algunas cosas soy muy incrédulo.

M: Ahora que converses con él, yo le voy a plantear las cosas y te voy a hacer ver un vídeo, lo que él opina de ti. Y después del vídeo ya le responderás.

Comilona en el SIN

Había instantes en que ‘Feliciano’ se crecía e increpaba al ex asesor (vídeo 1637).

F: El objetivo: ¿usted quiere nuestra derrota?

M: No. Yo busco la paz.

F: ¿Qué paz? ¿La romana?

M: Eso es materia de diálogo. No hagamos calificativos.

F: Entonces, póngase en plan de paz.

M: ¿Qué estamos haciendo ahora? ¿Estamos conversando beligerantemente?

F: Un poco, lo noto así.

M: Pero, ¿por qué te sulfuras, compadre? Parece que tú te estás viniendo de Arequipa y la nevada ya pasó.

F: Vengo del campo.

M: Del campo a la ciudad, ¿qué pasó?

F: Me acaban de coger.

M: ¿Te han cogido? No te han cogido.

F: Sí viejito, acá está, mira.

M: Te han agarrado.

F: Me han quitado el polo, me han tirado al suelo.

M: ¿Te han pegado?

F: No. Nadie me ha pegado

M: ¡Ah! ¿Entonces?

F: Porque les dije: “¡Qué les pasa! ¡Con quién están!”. Se quedaron tranquilos. En un marco de violencia estructural qué podemos hablar.

M: Tenemos que hablar…

F: Usted ya parece un párroco, un poco más y ya parece Cipriani.

M: A Cipriani no por favor, yo no soy párroco (ríe).

‘Feliciano’ devora el arroz con pollo, mientras Montesinos agita los brazos, lo observa, alza la voz. En un momento, el senderista desconfía del almuerzo. “¿No tiene droga, no?”. “Para darte la demostración… a ver, pásame, yo que no como carne porque no me gusta”, interviene Montesinos. ‘Feliciano’ sonríe complacido. Todo indica que había caído mansito, como lo hizo en 1992 su hoy enemigo Guzmán.

“¿Cafecito o quiere manzanilla?”, le pregunta el ubicuo coronel EP Roberto Huamán Azcurra. ‘Feliciano’ no lo piensa dos veces: “Café, por favor”. (Carlos Hidalgo).

Búsqueda | Mensaje | Revista

 

per.promociones.160x600.8.gif