martes 21 de octubre de 2014
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1931

28/Jun/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Mar de FondoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Acceso libre SaludVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2356
Otras Ediciones Anteriores
 
 

 

Inicio > Revista

Veinte años, varios comerciales para la TV, dos películas de cine y la miniserie “Alta Sociedad”. Carolina Cano no es ninguna pituca, es una actriz de verdad.

Carolina Cano: Chica de mi Barrio

4 imágenes disponibles FOTOS 

1931-CAROLINA-01-c.jpg
UN fin de semana en la vida de Carolina Cano, luego de las grabaciones de la miniserie “Alta Sociedad”, suponía reunirse con sus amigos del parque Novoa en Lince. La “Chata”, la “Chola”, el “Gordo” y “Dai Dai” la esperaban cada fin de semana con un “six pack” bien helado y un sitio en la banca. La fama no la ha cambiado pero las reuniones han sido interrumpidas temporalmente por el taller de actuación que lleva en Argentina. Y es que esta hija de actores se ha tomado en serio su vocación. A pocas horas de subir al avión Carolina nos reveló en la siguiente entrevista un lado distinto al de sus personajes de la ficción.

–Tu papá Carlos Cano, tu mamá Patricia Frayssinet y tu tía Ivonne Frayssinet son actores de toda la vida, ¿tú siempre quisiste ser actriz?
–Cuando era chica no me gustaba la actuación, me aburría mucho. Todos los días me la pasaba en el teatro o mi mamá y mi papá nunca estaban en casa, porque estaban grabando. En fin, me parecía una profesión demasiado sacrificada.

–¿En qué momento te empieza a gustar la actuación entonces?
–Cuando cumplí los 11 años mi mamá me metió a un taller de teatro. Quería que hiciera castings para salir en comerciales, pero no sabes lo tímida que era. Hice varios pero nunca me llamaban porque era muy seca y seria.

–¿Cómo llegas al cine?
–Hasta ahora no lo sé. Una vez hice un comercial de la cerveza Bramha que fue muy divertido y comentado. A partir de esa experiencia hacía muchos castings y uno de esos lo vio Frank Pérez Garland, director de “Un día sin sexo”, y por eso me llamaron. Pero antes ya había hecho un papel pequeño en “Mañana te cuento”. Era la hermana engreída de Jason Day, el protagonista.

–¿Cómo te sentiste el día del estreno de “Un día sin sexo”?
–¡Uy, Dios¡ Me moría de nervios. No sabía cómo había salido la película pero salí muy contenta, fue mejor de lo esperado.

–¿Cuando leíste el guión sabías que implicaba hacer un semidesnudo?
–El guión decía que tenía que salir sin nada de ropa en algunas escenas, pero conversando con Frank nos dimos cuenta que el desnudo total era innecesario, que no aportaba nada importante al personaje. Por eso quedó finalmente el semidesnudo sugerente.

–¿Le consultaste a alguien antes de aceptar?
–A todos. A mi mamá, a mi papá, a Ivonne, a mi enamorado.

–¿Qué te dijeron?
–Ivonne me dijo que aceptara de todas maneras, que era una experiencia muy importante. Mi mamá me dijo que si yo quería ser actriz de verdad tenía que hacerlo, porque las oportunidades no llovían. Era una buena película, tenía un buen guión, era un buen elenco, me trataron muy bien y hablaron mucho conmigo, entonces me sentía en confianza. Además, la escena era con Bruno Ascenzo que es mi amigo. Entonces, dije: ¿por qué no?

–¿Qué te dijo tu enamorado cuando vio la película?
–Le encantó. El iba conmigo a todas las reuniones que hacíamos los del elenco y se hizo muy amigo de todos. Frank siempre quiso que seamos amigos para que, al momento de hacer la escena, todo saliera muy bien y me sintiera en confianza. Y lo logró.

–¿Cuántas veces la viste?
–Cuatro. La primera vez la vi en la conferencia de prensa; la segunda, en el estreno al que fui con mi enamorado; la tercera en la computadora de la productora y la última con mis amigos del barrio que querían ir conmigo.

–¿Qué les pareció a ellos?
–También les gustó pero la chacota fue total. Me hacían roche en plena sala. Cuando se suponía que iba a salir sin ropa, silbaban y gritaban, pero se quedaron con las ganas porque nunca se me vio nada.

–¿Son tus amigos desde hace tiempo?
–Los conozco hace 4 años. Cuando mi mamá y mi papá todavía estaban juntos vivíamos en Miraflores pero al separarse me fui a vivir a Lince y los conocí. Ahora son mis patazas. Cuando no tengo nada que hacer salgo a la calle, les silbo y nos juntamos en el parque.

–¿Cuántos son?
–Somos doce. Tres mujeres y los demás hombres. Lo bonito es que cada uno tiene una personalidad distinta y nos complementamos muy bien.

–Entonces, contrariamente a los personajes que has hecho para el cine, eres una chica de barrio…
–Tener amigos de barrio siempre fue un sueño que nunca pude cumplir. Mi mamá y mi papá los tenían y siempre me decían que era lo máximo tener un grupo así.

–¿Cómo pasan sus fines de semana?
–Somos tranquilazos. Vamos al cine o nos sentamos a conversar en el parque. A veces nos reunimos a tomar, pero nada más. De vez en cuando llega el Serenazgo a molestar, pero le invitamos un poquito de trago y se van. Ya nos conocen. Cuando llegué a Lince dije: ¡qué miedo, acá debe haber puro fumón! Fui muy prejuiciosa, ninguno de ellos se droga y yo tampoco.

–¿Qué dicen ellos de que su amiga sea una estrella de cine y televisión?
–Todo el día me molestan. Me dicen que antes no era tan rubia, que ahora me hago la pituca, que me creo lo máximo.

–¿Y eso es cierto?
–No, ni hablar. Hasta ahora soy consciente de que no ha pasado nada, que no he cambiado.

–¿Los sigues viendo ahora que has estado tan ocupada en las grabaciones de “Alta Sociedad”?
–Ya no los veo tanto y se han resentido conmigo. Me han amenazado con expulsarme del grupo de Novoa Park, pero sé que es broma.

–¿Cómo es Vivi, tu personaje en la miniserie?
–Es una chica de 16 años, hija de Denisse Dibós y Gianfranco Brero y enamorada de Jason Day. Aunque parece ser hueca no lo es, es más bien, inocente. Su familia tiene mucho dinero y a ella no le falta nada.

–¿Se parece en algo a ti?
–Es graciosa y divertida, como yo. Es, además, recontra engreída y yo me he vuelto muy engreída también a raíz del personaje.

–¿Y en qué se diferencian?
–La gran diferencia está en que si a Vivi le provoca algo, cualquier cosa, la obtiene con sólo pedirlo. Yo, en cambio, si quiero algo, tengo que trabajar duro para conseguirlo. Trabajo desde los 14 años haciendo fiestas infantiles pero no me parece mal que haya gente así, ellos no tienen la culpa de ser como son. Nacieron en ese mundo y bien por ellos.

–Acabas de terminar de grabar “Alta Sociedad” y te vas a Argentina para participar en un taller de actuación. Te lo has tomado en serio…
–Las cosas en el Perú son muy difíciles para los actores. Eso es algo que me frustra tremendamente, porque en el escenario soy completamente feliz y me encantaría poder vivir de esto.

–¿Has pensado en quedarte en Argentina para actuar?
–Me da miedo no sentirme preparada, dejarlo todo, a mi familia, mis amigos, mi barrio pero quiero dedicarme a esto y, si se da la oportunidad, no dudaría en hacer los sacrificios que sean necesarios.

–A los 20 años, ¿te sientes una actriz?
–Me gusta actuar y de hecho actúo, pero me parece muy pretencioso decir que soy una actriz. Hay tantas mujeres mayores que llevan esa categoría mucho mejor. Actriz, mi tía Ivonne Frayssinet. Yo recién estoy empezando (César Sarria).

Producción: Natalie Cáceres / Vestuario: Gerardo Privat (www.gerardoprivat.com) / Peinado y maquillaje: Jhonny López para Marco Antonio Staff / Accesorios: Bugui / Conquistadores/ Zapatos: Milano Bags

Búsqueda | Mensaje | Revista

 

per.promociones.160x600.8.gif