martes 21 de octubre de 2014
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2172

17/Mar/2011
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Mar de FondoVER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre Elecciones 2011VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre S N PVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2356
Otras Ediciones Anteriores
 
 

 

Inicio > Revista

La sobrina bisnieta de Greta Garbo, la estrella de Hollywood, conduce un noticiero de humor junto al trío cómico ‘Los Chistosos’.

Joyce Guerovich: Garbo Y Figura

6 imágenes disponibles FOTOS 

2172-JOYCE-01.jpg

MUSA DE LA RISA
Con 26 años, Joyce ha sido narradora de noticias, reportera, fotógrafa y cantante. Ahora se dedica al humor.

No es broma. La diva de Hollywood, estrella de ‘Ninotchka’ y ‘Anna Karenina’, fue prima hermana de Juan Blas Gustafsson Fray, el bisabuelo de la conductora de televisión Joyce Guerovich (Lima, 1984). No es casualidad, entonces, que entre sus fantasías de un futuro próximo destaque la actuación. Hasta el momento se ha dedicado a explorar diversos talentos como el periodismo, la música y la fotografía profesional. No obstante, lo que más tiempo le demanda actualmente es el programa de humor ‘El Noticioso’, en el cual se ríe de los políticos y las estrellas de Chollywood junto al popular trío cómico formado por Guillermo Rossini, Fernando Armas y Hernán Vidaurre.

¿Cómo te iniciaste en la televisión?
–Todo empezó a los 14 años, en un taller de actuación para adolescentes en la Casa de la Cultura de La Molina. Lo dictaba la actriz Claudia Dammert, ella me fascinó: es una mujer que podía tirarse al piso, dar volteretas y jugar igual que yo. Fue allí donde me echó el ojo, vio mi talento y me recomendó en un casting para un programa de Discovery Channel.

Es un buen inicio. ¿Qué recuerdos tienes de esa experiencia?
–Me acuerdo que había miles de niños y que la cola daba vuelta a la manzana. Cuando llegué me pusieron en una fila de ‘recomendados’, ¡la zona VIP! Me equivoqué como cinco veces cuando hice la prueba, yo pensaba: “Qué desastre que soy, no sirvo para esto”. De todas formas, se me ocurrió preguntar a dónde iba a transmitirse el programa y me dijeron que en México. Entonces cambié las palabras del guión para darle un toque mexicano. Por ejemplo, me presentaba diciendo: “Y ahora, con ustedes, ¡su reportera La Chilindrina!”. Pienso que eso fue lo que les gustó, que tan chica ya me las ingeniara para hacer cosas así.

¿Cómo te sentiste cuando te dieron la noticia de que serías la reportera adolescente de Discovery Kids?
–Yo estaba muy nerviosa, me llamaron a decirme que había sido seleccionada junto a otros veinte niños. Mi papá me decía: “Hijita, no te hagas muchas ilusiones”, para que no me sintiera mal si no me elegían. Pero cuando llegué a la oficina, entré y me dijeron que iba a viajar, que me iban a pagar… y yo: “¡¿Ah?!”
El programa trataba sobre tecnología y era transmitido en Latinoamérica. Viajaba a través del Perú buscando, por ejemplo, similitudes entre un buque de guerra en las costas limeñas y un barquito de totora en la isla de Los Uros, Puno. “Fue una experiencia increíble”, cuenta Joyce de este trabajo que duró tres años y por el cual algunos niños la reconocían y hasta le pedían autógrafos. “La televisión es un estrés y superarlo desde tan joven me ha permitido llegar adonde me encuentro ahora”.

Pero llegó la hora de seguir una carrera y dejó el show por la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Lima. Chancona confesa y a mucha honra, disfrutaba tanto de los estudios que hasta terminó de jefa de prácticas en el curso de Diseño Gráfico. Sin embargo, la inquieta Joyce no podía resignarse a la vida académica, así que fue tiempo propicio para estrenarse en el canto, avivando noches en casinos y matrimonios con melodías de jazz y blues. “Un día estaba en mi cuarto cantando Shakira y mi padre, chismoso, escuchó detrás de la puerta”, recuerda. “Pensó que era la tele, pero luego se dio cuenta que era yo”.

¿Estás segura de que no era amor de padre?
–¡No lo era! Me dijo: “¿Por qué no me has dicho que cantas?”, pero yo ni me había dado cuenta. “Vamos a meterte a clases”, me dijo, “porque estás desperdiciando tu talento”. Así que empecé y parece que servía, porque de pronto estaba cantando de lunes a domingo bajo contrato. Lo hacía muy bien, incluso hubo una novia que me dijo: “Lo único que quiero cuando entre a la iglesia, es verte a ti y escucharte cantar porque me das tranquilidad”. Ya no canto mucho porque la televisión me demanda mucho tiempo.

¿Y cuándo regresaste a la televisión?
–Estaba buscando prácticas en la universidad y el único trabajo que había era en CMD, ¡aunque yo detesto el fútbol! Así que me presenté, vieron mi currículum y me hicieron una prueba para hacer un reportaje. Se dieron cuenta que tenía buena voz y escribía bien. Cuando me dijeron que estaba contratada les dije que había un pequeño problema: el fútbol. “¡QUÉ!”, gritaron, “¿cómo vienes a pedir trabajo a CMD si no te gusta el fútbol?”. Pero hicimos un pacto: les propuse ser la reportera de todos los demás deportes, así que me aceptaron.

Joyce también exploró la animación infantil con un show sobre animales en RBC, pero lo dejó para convertirse en la narradora del noticiero de Global TV. Su agraciada manera de informar fue clave para que hoy conduzca ´’El Noticioso’, un espacio que fusiona los sucesos diarios con el humor, junto al popular trío cómico formado por Guillermo Rossini, Fernando Armas y Hernán Vidaurre. Además Joyce es imagen de la Kábala y anuncia todos los sábados al afortunado ganador de dicha lotería.

Pareces una chica demasiado divertida como para un noticiero formal.
–Yo creo que eso fue lo que más gustó de mí. Al principio, cuando conducía el programa ‘Reportajes’ en Panamericana, presentaba alguna noticia curiosa y no podía evitar reírme o hacer un comentario personal. Entonces me decían: “No hagas eso, en el noticiero no te debes reír”, pero no les hacía caso, no puedo fingir algo que no siento. Y eso al final dio resultados, porque subió el rating.

En tu opinión, ¿qué atributo es el que más gusta al público?
–No solo es el físico. También es la forma de dirigirse al espectador, la complicidad que tienes con el público.

Y ahora en ‘El Noticioso’, ¿cómo cortejan Los Chistosos a su primera dama?
–A mí me encanta. Me da mucha risa cuando me vacilan.

¿Te han puesto chapas?
–¡Sí, varias! ‘Tallarín con patas’, ‘Maniquí de Gamarra’… hasta el señor Guillermo Rossini me llama la popular ‘Hisopo’. Pero también son muy cariñosos conmigo. Con Hernán y Fernando tenemos una amistad muy bonita, siempre nos llamamos y tenemos confianza para contarnos nuestras cosas. Rossini es como un padre, siempre me lleva chocolates y caramelitos.

¿Quién es el más serio detrás de cámaras?
–Ninguno, creo que hasta somos más graciosos detrás de cámaras. Ni bien entramos ya estamos haciendo bromas: con Fernando me pongo a bailar reggaetón en maquillaje, por ejemplo. Yo siempre les digo que un día de estos deberíamos ponernos de pie, porque de la mesa para arriba se nos ve a todos formales, pero de la cintura para abajo, el señor Guillermo usa zapatillas; Hernán, zapatos de vaquero; y Fernando y yo andamos en short de playa y sandalias.

Seguro que has aprendido a hacer algunas imitaciones.
–Tengo que practicar, pero ya me sale Toledo y Eliane.
Sus colegas han tenido que defenderla de más de un entrevistado, todos víctimas de los encantos de la conductora. Dicen testigos que el más impetuoso fue el aspirante al Congreso de la República Kenji Fujimori, a quien por poco no le echan agua fría para aplacar tanta fogosidad. Aunque para desánimo de sus pretendientes, el corazón de Joyce ya tiene dueño a pesar de la distancia: un joven de Iquitos que cursa una maestría en Boston, con quien mantuvo una larga relación hace siete años para hoy volverlo a intentar.

Cuéntanos, ¿has roto muchos corazones?
–Yo soy bien difícil de conquistar…

¿A qué edad tuviste a tu primer enamorado?
–Cuando tenía 14 años. Era un chico alto y bien guapo, un poquito mayor que yo, al que le mentí. Como era más desarrollada que una niña de mi edad, ¡le dije que tenía 16! Duró tres meses porque me aburrí. Al principio pensaba: “Qué bonito que venga a mi casa”, pero luego: “¿Por qué tiene que venir a visitarme?”. Era muy pequeña para tener enamorado.

¿Qué le pides a una pareja?
–No soy una persona complicada; al contrario, soy muy tranquila. Pero me gusta mucho trabajar, y a veces es difícil que una pareja acepte que yo siempre esté ocupada. Además, soy muy práctica, no me gusta que los hombres se hagan mil problemas en la cabeza por algo. Sobre todo los que son muy románticos y celosos, que complican las cosas… Eso me aburre.

No te gusta la indefinición…
–No, me gustan los hombres decididos. Tampoco me gustan las actitudes femeninas en un hombre, si se depila o se demora en vestirse. ¡No va conmigo!

¿Las parodias que se hacen en el programa molestan a los personajes de la política y la farándula?
–No creo... Incluso muchos de ellos han ido al programa a divertirse. El día que a mí me imiten voy a estar contenta, ¡significará que soy famosa! (Gabriel Meseth)

Búsqueda | Mensaje | Revista

 

per.promociones.160x600.8.gif